Blog

¿Qué ha hecho Instagram con su cámara?

12 May 2016

Restyling, rediseño, rebranding y otros cambios de marca

La polémica de la semana dentro del sector del branding y la comunicación, pero también dentro de la comunidad 2.0, es el inesperado cambio de logotipo de Instagram, o como preferimos decir: el rediseño de su imagen de marca o del look&feel.

Rediseño parcial, ya que el cambio se ha dado en el símbolo y en la interfaz de la App. mientras que el nombre se mantiene con su identitaria tipografía manual.

En estos cambios siempre encontramos posturas enfrentadas y opiniones orientadas hacia el "me gusta" o "no me gusta". Los cambios de imagen pueden ser difíciles de aceptar en un primer momento, aún cuando un trabajo está técnicamente bien hecho y totalmente justificado, como sucede en este caso. Y es que cuando sentimos a las marcas tan cercanas, tan parte de nuestra vida (vida 2.0, claro), cualquier modificación gráfica tiene una trascendencia enorme, como si nos cambiaran algo que es nuestro sin pedir permiso. Entonces aquello que podría suscitar interés solo a un determinado grupo de personas se vuelve el tema de todas las conversaciones (las que se dan online, por supuesto).

¡Qué me devuelvan la cámara vintage de Instagram!

El anterior símbolo de Instagram estaba representado mediante un estilo hiper-realista y texturizado que ya había pasado de moda; solo hay que pensar en lo llamativo que resultaba ver en pantalla su icono old-fashioned al lado de la limpieza del resto (pensad en la "f" de Facebook, el pajarito de Twitter o el "in" de Linkedin). Pero no se trata solo de un cambio de tendencia gráfica, sino de un cambio en el estilo de vida de los usuarios de la red social y por tanto del mundo que vemos a través de sus cuentas. Así, hay que comprenderlo como un cambio de lo que pasa dentro y que evidentemente se debe trasladar hacia afuera.

Pero, ¿hacía falta tanto cambio?

Esta es probablemente la clave de la polémica y donde tiene sentido cuestionarse si se ha graduado bien cuánto se debía, o podía, cambiar.

Los cambios estéticos de una marca siempre responden a un cambio interno de la estrategia del negocio, producto o servicio. Existen muchas variables para decidir cuánto debe cambiar una imagen de marca sin perder su valor y la gradación del cambio se puede dividir en tres niveles:

> Restyling: se da cuando la empresa prefiere ser fiel a su imagen y a lo que le identifica por lo que únicamente quiere adaptarse suavemente para no quedar obsoleta visualmente, y también para no arriesgar el valor de su marca. Es el caso Coca-Cola, marca que parece estéticamente inmutable aunque realmente no sea así ya que sus trazos se han ido modificando con el paso de los años.

> Rediseño: es un término medio aunque el margen de cambio es amplísimo, ya que se toman los rasgos más relevantes y el resto se modifican, se eliminan o directamente se añaden nuevos elementos. Este sería el caso Instagram, y también el ejemplo de PEPSI, que hace unos años rediseño su marca con más pena que gloria.

> Rebranding: aunque suele resultar confuso este término, hace referencia a un cambio de estrategia interna de posicionamiento, público o cualquier elemento clave, que ocasiona un cambio de imagen total. Ha sucedido recientemente con Segundamano.com que ha pasado a ser Vibbo, con cambio de identidad verbal y visual incluidas.

Si bien una marca debe diseñarse para que sea perdurable, es difícil en estos tiempos tan visuales, rápidos y cambiantes mantener la frescura a medio y largo plazo. Lo que sí es probable es que en unos pocos días ya nos hayamos acostumbrado a su nueva imagen y cuando veamos la entrañable cámara anterior nos daremos cuenta de la suerte de rejuvenecimiento que ha vivido.

¿Te ha interesado? Comparte

Hemos escrito sobre

Instagram Logotipo degradado rediseño

< Anterior

El equilibro en comunicación online

Siguiente >

Las marcas no se van de vacaciones

Contacto

åddsum está presente en:

Zaragoza

Calle Coso 35 · Planta 2
C.N. Puerta Cinegia · Oficina 20
50003  Zaragoza

Ver Mapa

Huesca

Calle Barón de Eroles 38
Coworking Crearium
22400  Monzón (Huesca)

Ver Mapa